España

España, un país de gran diversidad, tanto geográfica como cultural, ofrece al visitante toda la magnificencia de sus paisajes, playas y ciudades. España se caracteriza también por el legado que han dejado a lo largo de los siglos todos sus habitantes y conquistadores. Las famosas pinturas rupestres de Altamira, templos y acueductos romanos, baños, mezquitas y fortalezas moros, castillos y catedrales medievales, palacios barrocos, la arquitectura modernista de Gaudí o las obras de arte moderno que se encuentran en el museo Guggenheim de Bilbao, son solo algunas de las marcas que ha dejado el tiempo en España.

Madrid es una ciudad cosmopolita con muchos teatros, cines, óperas y más de 50 museos y galerías de arte. Merece la pena visitar el Palacio Real y pasear por la Puerta del Sol (donde se encuentra el kilómetro 0, y que es el punto desde donde se miden todas las distancias de España) y por la Plaza Mayor con sus soportales, tiendas, bares y mesones.

El clima español es tan variado como su geografía y su gente. La imagen de España es una tierra de sol, calor y cielos azules. En parte esta imagen está bien, pero no siempre es tan así. La costa este tiene un clima mediterráneo, con mucho sol durante la mayor parte del año, poca lluvia y temperaturas estables de unos 30 °C.

Lejos de la Costa Mediterránea es otra historia. La costa norte recibe mucha lluvia, con temperaturas cálidas durante el verano. La mayor parte del interior se encuentra a una altura de unos 800 metros sobre el nivel del mar, por lo que los veranos son muy calurosos y los inviernos extraordinariamente fríos. Aunque el sur tiene temperaturas suaves durante el invierno, el verano es un tanto abrumador, con temperaturas llegando a los 40° C.

Ultimos Especiales